jueves, 7 de junio de 2012

Calificaciones: evaluación continua: Derecho Procesal I, grupo mañana


CALIFICACIONES CORRESPONDIENTES A LA ASIGNATURA DERECHO PROCESAL I
ALUMNOS QUE SE HAN PRESENTADO A LOS EXÁMENES PRÁCTICOS (EVALUACIÓN CONTINUA) (GRUPO 1)

NAVARRO PASCUAL DE RIQUELME, ANTONIO                                 9.0 (SB)
MOSCOSO VALLEDOR, AMELIA                                                          6.5 (AP)
LUIS MESA, NAYRA                                                                              6.5 (AP)
HERNÁNDEZ GONZÁLEZ, DANIEL                                                      10 (SB) MH
HERNÁNDEZ DÍAZ, ITAHISA                                                                9.0 (SB)
HERNÁNDEZ ACEVEDO, ALEJANDRO                                                 6.5 (AP)
GUAJARDO FRANCO, MATÍAS                                                              7.5 (NT)
GORDILLO DE LAS CASAS, CRISTO                                                     10 (SB) MH
GONZÁLEZ GARCÍA, LEANDRO                                                            7.5 (NT)
GONZÁLEZ IBORS, ELISABET                                                               8.5 (NT)
GALINDO RODRÍGUEZ, MIGUEL ÁNGEL                                              8.5 (NT)
FORTES MARICHAL, SARAY                                                                  7.5 (NT)
ESTÉVEZ HERNÁNDEZ, ELENA                                                             8.0 (NT)
DÍAZ DELGADO, VANESSA                                                                     8.0 (NT)
CHÁVEZ GOYA, IVÁN                                                                             8.5 (NT)
CASTRO GAVIÑO, JUAN VICENTE                                                         9.0 (SB)
BATISTA DÍAZ, JÉROBI                                                                           9.0 (SB)
BARRETO ACOSTA, NURIA                                                                    10 (SB) MH
ARIAS DE LA RIVA, JAIME                                                                      8.5 (NT)
ABRANTE HERRERA, CRISTIAN                                                             8.5 (NT)

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Revisión: día 14 de junio, jueves,  Área de Derecho Procesal (planta baja), a las 10 horas

miércoles, 23 de mayo de 2012

Lectura de examen práctico


Área de Derecho Procesal


GRUPOS DE ALUMNOS QUE HAN REALIZADO EL EXAMEN PRÁCTICO DE LA ASIGNATURA DERECHO PROCESAL I, EL DÍA 21 DE MAYO DE 2012, A EFECTOS DE LA LECTURA DEL MISMO.

DÍA 24 DE MAYO DE 2012
HORA: 10 a 14 h.
LUGAR: ÁREA DE DERECHO PROCESAL (planta baja)

GRUPO 1
NAVARRO PASCUAL DE RIQUELME, ANTONIO
MOSCOSO VALLEDOR, AMELIA
LUIS MESA, NAYRA
HERNÁNDEZ ACEVEDO, ALEJANDRO
HERNÁNDEZ DÍAZ, ITAHISA
HERNÁNDEZ GONZÁLEZ, DANIEL
GONZÁLEZ GARCÍA, LEANDRO
GONZÁLEZ IBARS, ELISABET P.
GORDILLO DE LAS CASAS, CRISTO F.
GUAJARDO FRANCO, MATÍAS D.

DÍA 25 DE MAYO
HORA: 10 a 14 h.
LUGAR: ÁREA DERECHO PROCESAL (planta baja)

GRUPO 2
GALINDO RODRÍGUEZ, MIGUEL ÁNGEL
FORTES MARICHAL, SARAY
ESTÉVEZ HERNÁNDEZ, ELENA
DÍAZ DELGADO, VANESSA
CHÁVEZ GOYA, IVÁN C.
CASTRO GAVIÑO, JUAN VICENTE
BATISTA DÍAZ, JÉROBI
BARRETO ACOSTA, NURIA
ARIAS DE LA RIVA, JAIME
ABRONTE HERRERA, CRISTIAN


martes, 22 de mayo de 2012

Materia objeto de examen oral: Derecho Procesal I.- 4º Curso. Grupo mañana



Materia que entra en los exámenes en las convocatorias de junio, julio y septiembre: examen oral.

Lecciones 1 a 25 y Lección 33: según Manuales recomendados en la Bibliografía del Plan de la asignatura.

Lecciones 26 a 29: según resumen de las mismas que se puede consultar en:
http://derechoprocesalcivilull.blogspot.com.es/2012/05/recursos-y-medios-de-impugnacion.html

Lección 34: según resumen de la misma que se puede consultar en: 
Lecciones 30 a 32: no serán objeto de examen

Área de Derecho Procesal



martes, 15 de mayo de 2012

Relación de alumnos/as que han superado la evaluación continua





Área de Derecho Procesal






RELACIÓN DE ALUMNOS QUE ENTRAN EN EVALUACIÓN CONTINUA DE LA ASIGNATURA DERECHO PROCESAL I (GRUPO 1) LO QUE LES PERMITE REALIZAR LA PRUEBA PRÁCTICA QUE TENDRÁ LUGAR EL DÍA 21 DE MAYO DE 2012 A LAS 16 h. EN EL AULA 0.2


ABRONTE HERRERA, CRISTIAN
ARIAS DE LA RIVA, JAIME
BARRETO ACOSTA, NURIA
BATISTA DÍAZ, JÉROBI
CASTRO GAVIÑO, JUAN VICENTE
CHÁVEZ GOYA, IVÁN CRISTO
DÍAZ DELGADO, VANESSA M.
ESTÉVEZ HERNÁNDEZ, ELENA
FORTES MARICHAL, SARAY
GALINDO RGUEZ. MIGUEL ANGEL
GONZÁLEZ IBAIS, ELISABET P.
GONZÁLEZ GARCÍA, LEANDRO
GORDILLO DE LAS CASAS, CRISTO F.
GUAJARDO FRANCO, MATÍAS D.
HERNÁNDEZ ACEVEDO, ALEJANDRO
HERNÁNDEZ DÍAZ, ITHAISA
HERNÁNDEZ GONZÁLEZ, DANIEL
LUIS MESA, NAYRA
MOSCOSO VALLEDOR, AMELIA
NAVARRO PASCUAL DE RIQUELME, ANTONIO
                                                                                                                                                                                                        En La Laguna, a 9 de mayo de 2012

lunes, 14 de mayo de 2012

Recursos y medios de impugnación


    MEDIOS DE IMPUGNACIÓN Y RECURSOS
                       
                         Lecciones 26-27-28-29 del programa de la asignatura Derecho Procesal I 
4º de Derecho G1 y G2





Recursos: son los que permiten impugnar resoluciones del órgano judicial hasta que la sentencia adquiere fuerza de cosa juzgada material (son los verdaderos recursos).

Medios de Impugnación: son otros medios cuyo objeto es atacar la eficacia de la cosa juzgada material de resoluciones firmes, es decir, los impropiamente denominados recursos de revisión y de rescisión de la sentencia firme a instancia del rebelde, además del incidente excepcional de nulidad de actuaciones.

Concepto: independientemente de las denominaciones anteriores, los recursos, se entienden como los medios concedidos a las  partes en un proceso civil para poder manifestar su disconformidad, dentro de ese mismo proceso, con las resoluciones que en él pudieran dictarse y que entendieran negativas o perjudiciales para sus intereses, pidiendo, bien, su modificación, bien, su anulación.

Efecto suspensivo: recurrir contra una decisión judicial refleja disconformidad con ella, por esta razón se pretende su sustitución, modificación o anulación. Esto produce, como primera consecuencia, que el mero hecho de que aquélla sea recurrible impide que adquiera firmeza durante el plazo que la Ley establezca para recurrirla y que puedan hacerse efectivos sus pronunciamientos hasta que ese plazo transcurra, salvo que la ley permita su ejecución provisional.
Transcurrido el plazo sin recurrir, la resolución es firme y, por tanto, ejecutable. Pero, si se recurre, cabe preguntarse si, dado el perjuicio que puede producir la resolución recurrida, puede ésta causar sus efectos con independencia del recurso o si, por el contrario, debe esperarse a conocer su contenido para actuar en consecuencia. Esta segunda posibilidad configura el que se conoce como efecto suspensivo.

Esquema del sistema de recursos: El sistema que nuestro ordenamiento procesal civil estructura para estos medios de impugnación se construye distinguiendo entre: recursos devolutivos y no devolutivos; recursos ordinarios, extraordinarios e instrumentales; atribuyendo a distintos órganos jurisdiccionales civiles competencia funcional para conocer de sus modalidades devolutivas.


Clases:

Recursos devolutivos: son aquéllos cuyo conocimiento se atribuye al órgano jerárquicamente superior (juez ad quem), al que dictó la resolución que se recurre (juez a quo).
Tienen este carácter, la apelación, la casación y la queja.

Recursos no devolutivos: son aquéllos cuyo conocimiento corresponde al mismo órgano que dictó la resolución recurrida, requiriéndole para que reconsidere su decisión.
Tienen este carácter la reposición

Recursos ordinarios: son aquéllos que sólo precisan de la mera alegación de un perjuicio o gravamen causado en los intereses del recurrente por una determinada resolución judicial y, por otra, sitúan al órgano que debe conocer de él en teórica igualdad de condiciones y situación a la que se encontraba el que dictó la resolución recurrida, tanto para subsumir los hechos en la norma como para determinarlos, dando lugar a un nuevo juicio que vendría a modificar o sustituir al anterior.
Tienen esta naturaleza la reposición, la apelación y la queja cuando se utiliza como sustitutivo de la apelación.

Recursos extraordinarios: por contraposición, son aquéllos que exigen para interponerlos la concurrencia de alguno de los motivos que específica y taxativamente lo permiten. Esto quiere decir que, el órgano al que le corresponde conocerlos (juez ad quem,) no estaría realmente en las mismas condiciones que el órgano que dicta la resolución recurrida (juez a quo), quedando reducida su actividad al examen de los motivos aducidos como su fundamento que, generalmente y como veremos, permiten revisar la aplicación o interpretación de normas sustantivas o procesales y, con importantes limitaciones, la base fáctica de la resolución recurrida.

Recursos instrumentales: son aquéllos que carecen de entidad por sí, ya que no suponen disconformidad con una decisión judicial por su contenido, sino por la circunstancia de haber cerrado el paso a un auténtico recurso.
Tienen este carácter, el recurso de queja por inadmisión del de apelación y por denegación del testimonio necesario para recurrir en casación e infracción procesal.


Conclusión:

Los recursos que operan en el proceso civil pueden calificarse por sus efectos en, devolutivos y no devolutivos y, por sus motivaciones, en ordinarios, extraordinarios e instrumentales, así:

1º.- El recurso de reposición es ordinario y no devolutivo.
2º.- El recurso de revisión contra Decretos del Secretario Judicial y el recurso de apelación son ordinarios y devolutivos.
3º.- El recurso extraordinario por infracción procesal, el de casación y el de casación en interés de ley son extraordinarios y devolutivos.
4º.- El recurso de queja por denegación de otro recurso es instrumental y devolutivo.

La rescisión de sentencias firmes (atacan la cosa juzgada material de las resoluciones firmes).

1º- La rescisión de la sentencia firme a instancia del rebelde
2º- La revisión civil
3º- El incidente excepcional de nulidad de actuaciones

  
RECURSO DE REPOSICIÓN:

Regulación legal: arts. 451 a 454 LEC
Resoluciones recurribles: providencias y autos no definitivos (que no ponen fin al proceso) dictados por cualquier tribunal civil (recordar que la LEC emplea el término tribunales para referirse tanto a los órganos jurisdiccionales unipersonales como colegiados); también, diligencias de ordenación y decretos no definitivos del Secretario Judicial.
Recurso no devolutivo: se interpone ante el mismo Tribunal que dictó la resolución recurrida, o bien, ante el Secretario Judicial que dictó la resolución recurrida.
Carece de efecto suspensivo: no obstante la interposición del recurso contra la resolución recurrida, ésta se llevará a efecto.
Tramitación: arts. 452 a 454 LEC

  
RECURSO DE REVISIÓN CONTRA RESOLUCIONES DEL SECRETARIO JUDICIAL:

Regulación legal: art. 454 bis y ss. LEC
Resoluciones recurribles: decretos del Secretario Judicial por los que se ponga fin al procedimiento o impidan su continuación.
Cabe interponer igualmente recurso directo de revisión contra los decretos en aquellos casos en que expresamente se prevea.
Recurso devolutivo: se interpone ante el Secretario Judicial que haya dictado la resolución que se impugna (decreto), pero lo decide el tribunal superior del secretario judicial que ha dictado la resolución recurrida.
Carece de efectos suspensivos: dicho recurso carecerá de efectos suspensivos sin que, en ningún caso, proceda actuar en sentido contrario a lo que se hubiese resuelto.
Tramitación: 454 bis apartados 2 y 3 LEC

RECURSO DE APELACIÓN Y DE LA SEGUNDA INSTANCIA:

Regulación Legal: arts. 455 a 467 LEC
Resoluciones recurribles: las sentencias dictadas en toda clase de juicio, los autos definitivos y aquéllos otros que la ley expresamente señale, con excepción de las sentencias dictadas en los juicios verbales por razón de la cuantía cuando ésta no supere los 3.000 euros.
Competencia para conocer del recurso de apelación: los Juzgados de Primera Instancia cuando la resolución apelable haya sido dictada por los Juzgados de Paz de su Partido Judicial,  y las Audiencias Provinciales, cuando las resoluciones apelables hayan sido dictadas por los Juzgados de Primera Instancia, los Juzgados de lo Mercantil y los Juzgados de Violencia sobre la Mujer (cuando conocen en el orden jurisdiccional civil), de su circunscripción territorial.
Recurso devolutivo: se interpone ante el tribunal que haya dictado la resolución que se impugne pero se decide por el tribunal superior jerárquico del que ha dictado la resolución recurrida.
Recurso ordinario: la LEC no exige motivos tasados para recurrir en apelación, basta con que la resolución sea susceptible de ser recurrida y que haya causado un gravamen, un perjuicio a la parte que recurre (entendiendo por gravamen, cualquier diferencia en menos, entre lo pretendido o reconocido por la parte y, lo concedido en la resolución.
Efecto suspensivo: la apelación contra sentencias desestimatorias de la pretensión y contra autos que pongan fin al proceso carecerán de efectos suspensivos, es decir, no obstante la interposición del recurso de apelación, la sentencia recurrida se ejecutará provisionalmente, siempre a la espera de la resolución de la apelación.
Las sentencias estimatorias de la pretensión, tendrán según la naturaleza y contenido de sus pronunciamientos, la eficacia que establece el Título II del Libro III de la LEC “De la ejecución provisional de resoluciones judiciales”; es decir, en algunos supuestos, la sentencia apelada tendrá efectos suspensivos (no admite ejecución provisional mientras se sustancia el recurso y, en otros supuestos, no tendrá efectos suspensivos, permitiendo con ello la ejecución provisional de la misma.
Tramitación: 458 a 465 LEC
La sentencia que se dicte en apelación deberá ser congruente con las cuestiones planteadas en el recurso y, en su caso, en los escritos de oposición o impugnación (art.461 LEC).
La sentencia no podrá perjudicar al apelante , salvo que el perjuicio provenga de estimar la impugnación de la resolución de que se trate, formulada por el inicialmente apelado: prohibición de la reformatio in peius (reforma para peor) tradicional en nuestro derecho.
¿Qué significa la prohibición de reforma para peor? el principio dispositivo lleva a que el tribunal tenga que ser congruente con lo pedido por la parte que recurre; es la prohibición de la reformatio in peius, es decir, la imposibilidad de que la resolución que decida el recurso agrave la situación de la parte recurrente (se prohíbe la reforma para peor).
Suele decirse que la prohibición de la reformatio in peius sufre una excepción cuando recurren las dos partes contra la misma resolución, siendo entonces posible que, al decidirse el recurso, se agrave o empeore la situación de la parte recurrente, pero según el profesor MONTERO AROCA: “esta es una manera incorrecta de decir que, si las dos partes han recurrido, el ámbito del conocimiento del tribunal competente para decidir comprende en realidad dos recursos, uno de cada parte, por lo que ambos se contrarrestan, de modo que la estimación de uno de ellos tiene necesariamente que suponer la reforma en perjuicio de la otra parte recurrente”.


RECURSO EXTRAORDINARIO POR INFRACCIÓN PROCESAL

Regulación legal: arts. 468 a 476 LEC y Disposición final decimosexta: Régimen transitorio en materia de recursos extraordinarios.
Competencia para conocer del recurso extraordinario por infracción procesal: En tanto no se confiera a los Tribunales de Justicia la competencia para conocer del recurso extraordinario por infracción procesal, dicho recurso procederá, por los motivos previstos en el art. 469, respecto de las resoluciones que sean susceptibles de casación conforme a lo dispuesto en el art. 477, así, las sentencias dictadas en segunda instancia por las Audiencias Provinciales: apartado 1 de la Disposición final decimosexta de la LEC.
Tiene competencia funcional para conocer del recurso extraordinario por infracción procesal la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo (disposición final decimosexta 1. 1ª de la LEC.
Recurso devolutivo: el recurso extraordinario por infracción procesal se interpondrá ante el tribunal que haya dictado la resolución que se impugne.
y decide las Sala civil del Tribunal Supremo, tal como se ha dicho en el párrafo anterior (art. 470.1 LEC)
Recurso extraordinario: la ley exige motivos tasado para recurrir por infracción procesal, así, el art. 469 LEC se afirma que sólo podrá fundarse en: 
1º Infracción de las normas sobre jurisdicción y competencia objetiva o funcional.
2º Infracción de las normas procesales reguladoras de la sentencia.
3º Infracción de las normas legales que rigen los actos y garantía del proceso cuando la infracción determinare la nulidad conforme a la ley o hubiere podido producir indefensión.
4º Vulneración, en el proceso civil, de derechos fundamentales reconocidos en el art. 24 de la Constitución.
2 Sólo procederá el recurso extraordinario por infracción procesal cuando, de ser posible, ésta o la vulneración del artículo 24 de la Constitución se hayan denunciado en la instancia y cuando, de haberse producido en la primera, la denuncia se haya reproducido en la segunda instancia. Además, si la violación de derecho fundamental hubiere producido falta o defecto subsanable, deberá haberse pedido la subsanación en la instancia o instancias oportunas.
Tramitación: arts. 470 a 476 y Disposición final decimosexta 1 y 2 LEC, en este último apartado la Disposición manifiesta que (…) no serán de aplicación los artículos 466, 468 y 472, (…) y el apartado cuarto del artículo 476 (…).

  
RECURSO DE CASACIÓN

Regulación Legal: arts. 477 a 489 LEC
Resoluciones recurribles: las sentencias dictadas en segunda instancia por las Audiencias Provinciales (art. 477. 2).
Competencia para conocer del recurso de casación: la Sala Civil del Tribunal Supremo, no obstante, corresponderá a las Salas de lo Civil y Penal de los Tribunales Superiores de Justicia conocer de los recurso de casación que procedan contra las resoluciones de los tribunales civiles con sede en la Comunidad Autónoma, siempre que el recurso se funde, exclusivamente o junto a otros motivos, en infracción de las normas del Derecho civil, foral o especial propio de la Comunidad, y cuando el Estatuto de Autonomía haya previsto esta atribución (art. 478. 1).
Recurso devolutivo: el recurso de casación se interpondrá ante el tribunal que haya dictado la resolución que se impugne y lo decide la Sala Civil del Tribunal Supremo, o bien, las salas de lo civil y penal de los Tribunales Superiores de Justicia, tal y como se ha mencionado en el párrafo anterior (art. 479. 1).
Recurso extraordinario: la LEC exige motivos tasados para recurrir en casación, así, el apartado 2 del art. 477 recoge los siguientes:
1º Cuando se dictaran para la tutela judicial civil de derechos fundamentales, excepto los que reconoce el artículo 24 de la Constitución.
2º Siempre que la cuantía del proceso excediere de 600.000 euros.
3º Cuando la cuantía del proceso no excediere de 600.000 euros o este se haya tramitado por razón de la materia, siempre que, en ambos casos, la resolución del recurso presente interés casacional.
Tramitación: art. 479 a 487 LEC, además, la Disposición final decimosexta, que en su apartado 2, deja sin aplicación los arts. 488 y 489 de la mencionada Ley.

RECURSO EN INTERÉS DE LEY

Regulación legal: este recurso está previsto en los artículos 490 a 493 de la LEC, sin embargo, hay que hacer notar que, el apartado 2 de la Disposición final decimosexta, deja sin aplicación los artículos 490 a 493, en tanto las Salas de lo Civil y Penal  de los Tribunales Superiores de Justicia carezcan de competencia para conocer, de los recursos extraordinarios por infracción procesal, ya que este recurso podrá interponerse, para la unidad de doctrina jurisprudencial, respecto de sentencias que resuelvan recursos extraordinarios por infracción de ley procesal cuando las Salas de lo Civil y Penal de los Tribunales Superiores de Justicia sostuvieran criterios discrepantes sobre la interpretación de normas procesales.
Tendrá competencia funcional para conocer, en su día, este recurso, la Sala Civil del Tribunal Supremo.

RECURSO DE QUEJA

Regulación Legal: arts. 494 y 495 LEC
Resoluciones recurribles en queja: los autos, en que el tribunal que haya dictado la resolución, denegare la tramitación de un recurso de apelación, extraordinario por infracción procesal o de casación.
Competencia para conocer el recurso: se interpone, sustancia y decide ante el órgano jurisdiccional al que corresponda resolver del recurso no tramitado, es decir, el superior jerárquico del que dicta la resolución recurrida.
Los recursos de queja se tramitarán y resolverán con carácter preferente, la razón es que, se encuentra pendiente la interposición de un recurso de apelación, extraordinario por infracción procesal o casación, legalmente previstos  y, el órgano que dictó la resolución que se pretende impugnar, se niega a admitir a trámite dichos recursos.
Recurso devolutivo: decide el recurso el Tribunal superior jerárquico al que dictó la resolución recurrida, pero lo que caracteriza a este recurso, es que se interpone también ante el superior jerárquico al que dictó la resolución recurrida.
Recurso ordinario: la LEC no exige motivos tasados para interponer el recurso de queja.
Tramitación: art. 495 LEC

LA RESCISIÓN DE SENTENCIA FIRME A INSTANCIA DEL REBELDE

Regulación legal: arts. 501 a 508 LEC
Resoluciones susceptibles de rescisión a instancia del rebelde: sentencias firmes dictadas en procesos en que los demandados hayan permanecido en contante rebeldía; sólo procederá si se solicita, por el demandado rebelde, dentro de los plazos a los que se refiere el art. 502 LEC.
Competencia para conocer el recurso: el Tribunal que hubiera dictado la sentencia que luego deviene firme y, siempre que concurran los siguientes motivos:
1º De fuerza mayor ininterrumpida, que impidió al rebelde comparecer en todo momento, aunque haya tenido conocimiento del pleito por haber sido citado o emplazado en forma.
2º De desconocimiento de la demanda y del pleito, cuando la citación o emplazamiento se hubieren practicado por cédula, a tenor del artículo 161, pero ésta no hubiese llegado a poder del demandado rebelde por causa que no le sea imputable.
3º De desconocimiento de la demanda y el pleito, cuando el demandado rebelde haya sido citado o emplazado por edictos y haya estado ausente del lugar en que se haya seguido el proceso y de cualquier otro lugar del Estado o de la Comunidad Autónoma , en cuyos Boletines Oficiales se hubiesen publicado aquéllos.
Tramitación. La pretensión del demandado rebelde de rescisión de una sentencia firme se sustancia por los trámites establecidos para el juicio ordinario (art. 504.2 LEC).
Existe una fase, en el procedimiento, que se denomina juicio rescindente y otra denominada juicio rescisorio, esta última sólo se produciría en el caso de rescindir la sentencia firme.
En el juicio rescisorio, se practica la prueba procedente sobre las causas que justifican la rescisión, resolviendo el tribunal mediante sentencia que no será susceptible de recurso alguno; su pronunciamiento puede ser desestimatorio de la pretensión del demandado rebelde, o bien, estimatorio, sólo en este caso se produce el juicio rescisorio: así, de nuevo se celebra el juicio declarativo que proceda, se dicta la sentencia y se utilizan los medios de prueba pertinentes, en su caso, lo destacable es la presencia del demandado, en fue en su momento declarado rebelde, dado que su pretensión rescisoria fue estimada (arts. 505 a 507 LEC.

LA REVISIÓN CIVIL

Regulación Legal: arts. 509 a 516 LEC
Resoluciones susceptibles de revisión: Sentencias firmes dictadas en toda clase de procesos civiles.
Competencia para conocer del recurso: Tienen competencia funcional para conocer del recurso de revisión la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo (no olvidar que pueden conocer del recurso de revisión también las salas de lo Civil y Penal de los Tribunales Superiores de Justicia, en materia de derecho civil, foral o especial, propio de la comunidad autónoma, si el correspondiente Estatuto de Autonomía ha previsto esta atribución (art. 73.1. b) LEC).
Motivos que han de concurrir para revisar una sentencia firme:
1º Si después de pronunciada, se recobraren u obtuvieren documentos decisivos, de los que no se hubiere podido disponer por fuerza mayor o por obra de la parte en cuyo favor se hubiere dictado.
2º Si hubiere recaído en virtud de documentos que al tiempo de dictarse ignoraba una de las partes haber sido declarados falsos en un proceso penal, o cuya falsedad declarare después penalmente.
3º Si hubiere recaído en virtud de prueba testifical o pericial, y los testigos o los peritos hubieren sido condenados por falso testimonio dado en las declaraciones que sirvieron de fundamento a la sentencia.
4º Si se hubiere ganado injustamente en virtud de cohecho, violencia o maquinación fraudulenta.
Tramitación: la solicitud de revisión de sentencia firme no podrá plantearse transcurridos cinco años desde la fecha de la publicación de la sentencia que se pretende impugnar; para poder interponer la demanda de revisión ( de lo que se deduce, al emplear el término demanda, que se trata de un proceso y no de un recurso), es indispensable que a ella se acompañe documento justificativo de haberse depositado en el establecimiento destinado al efecto la cantidad de 300 euros, de lo contrario, el Tribunal repele de plano la demanda, ahora bien, si la revisión es estimada, se devolverá dicha cantidad a la parte que la hubiera depositado.
En todo caso el Ministerio Fiscal deberá informar sobre la revisión antes de que se dicte sentencia sobre si ha o no lugar a la estimación de la demanda.
También es este recurso pueden concurrir dos fases: la rescindente y la rescisoria.
En la fase rescindente, la Sala Civil del Tribunal Supremo, estima o desestima la pretensión de revisión, contra esta sentencia no cabe recurso alguno; ahora bien, si la pretensión de revisión fuera estimada, el Tribunal devolverá los autos al tribunal del que procedan para que las partes usen de su derecho, en el juicio correspondiente, es la fase rescisoria (arts.512 a 516 LEC).

EL INCIDENTE EXCEPCIONAL DE NULIDAD DE ACTUACIONES

Regulación legal: 228 LEC y 241 LOPJ, también hay que reseñar la Disposición final decimoséptima de la LEC que, materia de nulidad de actuaciones, mantiene la vigencia de lo dispuesto en la LOPJ.
Resoluciones susceptibles de incidente de nulidad de actuaciones: sentencias firmes dictadas en procesos en los que hayan podido producirse vulneraciones de un derecho fundamental de los referidos en el art. 53.2 de la Constitución, pero condicionado a que no haya podido denunciarse, la vulneración, antes de recaer resolución que ponga fin al proceso y siempre que dicha resolución no sea susceptible de recurso ordinario ni extraordinario.
Competencia para conocer del incidente: tiene competencia funcional el juez o tribunal que dictó la sentencia que hubiere adquirido firmeza; con ello se pretende que no sea el Tribunal Constitucional el órgano que conozca por primera vez de la vulneración de derechos fundamentales y libertades públicas que puedan darse en un proceso.

Tramitación: admitido a trámite el escrito en que se pida la nulidad fundada en alguna vulneración de las que, más arriba se han mencionado, no se suspende la ejecución de la sentencia impugnada, salvo que se acordara de forma expresa, para evitar que el incidente perdiera su finalidad y, se dará traslado de dicho escrito, junto con copia de los documentos que se acompañasen, en su caso, para acreditar el vicio o defecto en que la petición se funda a las demás partes, para que aleguen lo que a su derecho convenga.
Si la nulidad se estima, las actuaciones se repondrán al estado inmediatamente anterior al defecto que la haya originado y se seguirá el procedimiento legalmente establecido.
Por el contrario, si la nulidad se desestimara, se condenará por medio de auto, al solicitante en todas las costas del incidente y, en caso que el juez o tribunal entienda que se promovió con temeridad, le impondrá, además, una multa.
Contra la resolución que resuelva el incidente no cabrá recurso, excepción hecha del amparo ante el Tribunal Constitucional.


  IMPORTANTE:

La Disposición adicional decimoquinta de la LOPJ ha sido introducida por la LO 1/2009 de 3 de noviembre, complementaria de la Ley de reforma de la legislación procesal par la implantación de la nueva Oficina judicial, por la que se modifica la LO 6/1981, de 1 de julio, del Poder Judicial.
En la mencionada Disposición se recogen los depósitos necesarios para interponer los recursos, en cualquiera de los órdenes jurisdiccionales que integran la jurisdicción ordinaria.
En el orden jurisdiccional civil, por ser el que estudiamos durante este curso, es necesario constituir depósito para interponer los recursos ordinarios y extraordinarios, así como, la revisión y la rescisión de sentencia firme a instancia del rebelde; también es necesario el depósito para interponer el recurso de queja.
En materia de interposición de recursos no ha de olvidarse acudir a la Disposición adicional decimoquinta de la LOPJ.

La LEC ha sido modificada por la Ley 37/2011, de 10 de octubre, de medidas de agilización procesal, (BOE martes 11 de octubre de 2011).
Teniendo en cuenta que la mayoría de los alumnos no tienen el texto de la LEC adaptado a la modificación, se recomienda estudiar los recursos con el texto del BOE que contiene la reforma, confrontando los artículos, ya que es en materia de recursos donde la reforma ha sido más amplia.

En cuanto a los otros artículos, también afectados por la reforma, han sido mencionados en clase.

Los alumnos que se presenten al caso práctico de la asignatura (evaluación continua) pueden llevar el texto del BOE, además de la LEC y LOPJ.

lunes, 7 de mayo de 2012

Lección 34.- El Arbitraje


Noticias Jurídicas


El arbitraje: método eficaz de solución de conflictos


De: Iago Pásaro Méndez
Fecha: Septiembre 2005
Origen: Noticias Jurídicas

I. Introducción.

En las relaciones personales en general y en las jurídicas en particular, los conflictos y litigios están al orden del día, cuyas motivaciones devienen de las más variadas causas. La solución final a estos conflictos puede producirse de 2 maneras; con o sin diálogo de las partes implicadas o, pese a intentar el arreglo de manera amistosa, las partes no se ponen de acuerdo para llegar a una solución pactada. En estos supuestos, ya sea por la falta de diálogo, por ocultar la existencia del problema o por cualquier otra causa, su resolución dependerá de un tercero.
Ahora bien, la intervención de un tercero puede fomentar un nuevo diálogo al mediar entre las partes, asistiendo y mediando entre ambas para retomar el diálogo interrumpido o bien, acabar en un verdadero juicio, sea judicial o arbitral.
Centraremos nuestro análisis en la última de las opciones citadas, el juicio o procedimiento arbitral, como manera de evitar ir a juicio ante los Juzgados ordinarios y que pasa, necesariamente, por que exista un pacto inter-partes de sumisión al arbitraje.

II. Regulación legal

La promulgación en nuestro país de la Ley de Arbitraje 60/2003 (en adelante LA), y su entrada en vigor en el año 2004, ha supuesto un salto fundamental para el desarrollo del sistema arbitral como método de resolución de conflictos en las relaciones personales, mercantiles y jurídico-contractuales que se producen a diario.
Como así destaca la propia Exposición de Motivos de la LA que modificó la Ley 36/1988, de 5 de diciembre, la misma se desarrolla con el fin de armonizar el régimen jurídico del arbitraje (en particular del comercial internacional), favorecer la difusión de su práctica y promover la unidad de criterios en su aplicación para propiciar una mayor eficacia como medio de solución de controversias.
La Ley 60/2003 de 23 de diciembre, de Arbitraje (BOE núm. 309, de 26-12-2003) es de aplicación a los arbitrajes dentro del territorio español, sean de carácter interno o internacional y siempre teniendo presente lo dispuesto en los tratados de los que España sea parte y en aquellas leyes que contengan disposiciones especiales sobre arbitraje, como consumo y propiedad intelectual.
El Artículo 31 de la Ley 26/1984, de 19 de julio, General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios establece un sistema arbitral con carácter vinculante y ejecutivo para la resolución de las reclamaciones de los consumidores, siempre que no concurra intoxicación, lesión o muerte, y no existan indicios racionales de delito, aprobándose posteriormente el Real Decreto 636/93, de 3 de mayo que regula el Sistema Arbitral de Consumo.
En materia de Propiedad Intelectual, es de aplicación el Artículo 158 del Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, así como el Real Decreto 479/1989, de 5 de mayo, por el que se regula la composición y el procedimiento de actuación de la Comisión Arbitral de Propiedad Intelectual, y el Real Decreto 1248/1995, de 14 de julio, por el que se modifica parcialmente el Real Decreto 479/1989.
Desde el 26 de marzo de 2004, la normativa de consumo y de propiedad intelectual, se ven afectadas de manera supletoria por la LA en lo no previsto en éstas. Debemos indicar que la LA excluye de manera expresa su aplicación en el ámbito laboral (Art.1.4. LA, “Quedan excluidos del ámbito de aplicación de esta ley los arbitrajes laborales”.). El Texto Refundido de la Ley de Procedimiento laboral, aprobado por Real Decreto Legislativo 2/1995, de 7 de abril (BOE de 29 de abril de1995), en su Artículo 63. Título V. De la evitación del proceso Capítulo I. De la conciliación previa establece que: “Será requisito previo para la tramitación del proceso el intento de conciliación ante el servicio administrativo correspondiente o ante el órgano que asuma estas funciones, que podrá constituirse mediante los acuerdos interprofesionales o los convenios colectivos a que se refiere el artículo 83 del texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores.”
Por lo tanto, serán susceptibles de someterse al sistema arbitral todos aquellos litigios y controversias que sean de libre disposición por las partes conforme a derecho (Art 2. LA), lo que nos asoma a una capacidad de disposición “cuasi-absoluta” para resolver, conforme al arbitraje, todo tipo de litigio exceptuando los ámbitos mencionados.

III. Concepto del arbitraje y sus características fundamentales.

En primer lugar debemos señalar que el arbitraje es un contrato por el que las partes deciden someter las controversias o litigios que surgen de una determinada relación jurídica a la decisión de árbitro/s. El arbitraje se caracteriza fundamentalmente por ser un sistema alternativo y equivalente a la jurisdicción de los Tribunales estatales, de carácter convencional, objetivo, temporal y determinado subjetivamente. Mediante el arbitraje se sustituye la tutela de los jueces ordinarios por la de los árbitros desde el momento en que estos últimos deciden aceptar el encargo del arbitraje y emitir el laudo.
Así se pronuncia el Tribunal Constitucional en su Sentencia de 4 de Octubre de 1993: "...la naturaleza del arbitraje, que es un equivalente jurisdiccional, mediante el cual las partes pueden obtener los mismos objetivos que con la jurisdicción civil, esto es, la obtención de una decisión al conflicto con todos los efectos de la cosa juzgada."
El laudo (figura que pone el punto final al procedimiento arbitral) decide el conflicto, tiene rango de cosa juzgada y sus efectos son vinculantes y de obligado cumplimiento para las partes, como así ha manifestado nuestro más Alto Tribunal en la Sentencia del Tribunal Supremo de 28 de Julio de 1995: "...los laudos arbitrales firmes sólo son susceptibles de ejecución judicial por los trámites del procedimiento de ejecución de sentencias, … dentro de cuyo procedimiento ejecutorio podrán plantearse todos los incidentes que legalmente sean procedentes hasta alcanzar la verdadera intelección de lo resuelto por el árbitro en el laudo arbitral firme que se trata de ejecutar, pero lo que en ningún caso puede ser procesalmente permisible es que trate de plantearse, a través de un procedimiento declarativo ordinario, la cuestión, verdaderamente insólita, atinente a la interpretación del repetido laudo, pues ello equivale, real y prácticamente, a que por esa vía indirecta, a plantear de nuevo ante el órgano jurisdiccional, con evidente infracción del principio de santidad de la cosa juzgada, la misma cuestión litigiosa que ya había sido resuelta por el expresado laudo arbitral firme, al que libre y voluntariamente se habían sometido las partes."

IV. Sumisión al arbitraje. Tipos.

El sistema arbitral consiste en un procedimiento sencillo por el cuál, las partes enfrentadas, someten su problema a un árbitro experto en la materia y que será el encargado de emitir la decisión final sobre el problema planteado. El/los árbitro/s, es/son la/s persona/s encargada/s de resolver el conflicto mediante la emisión del denominado Laudo, decisión final del procedimiento y equivalente a todos los efectos a una sentencia firme y con carácter vinculante para las partes.
Cabe señalar que la sumisión al arbitraje debe ser pactada expresamente, produciendo un efecto positivo (sumisión de las partes al arbitraje) y un efecto negativo, impidiendo que el litigio generado pueda plantearse ante el Juez como consecuencia de la sumisión previa de las partes al arbitraje. Este efecto negativo provocará que el Juez de Instancia al que se le presente una demanda sobre un conflicto sometido a arbitraje, proceda a decretar su inadmisión a trámite (a no ser que ambas partes en litigio renuncien de manera expresa al arbitraje), o que si iniciado el procedimiento y la excepción es alegada por una de las partes, el Juez procederá de igual modo, se abstendrá de dictar sentencia y remitirá a las partes al arbitraje pactado.
Como hemos comentado con anterioridad, para aplicar el arbitraje, tanto en una relación inter-partes (contratos de compra-venta, arrendamiento…) en relaciones con terceros, en comunidades de propietarios, en la construcción e incluso herencias, testamentos (y en cualquier otro ámbito, contrato o relación de libre disposición), debe existir y constar el sometimiento expreso a dicho procedimiento arbitral ya que de lo contrario será difícil que pueda emplearse el sistema del arbitraje en una futura controversia. En la empresa, el arbitraje puede aplicarse tanto a nivel interno (normas de la sociedad, estatutos y relaciones societarias), como a nivel externo (relaciones comerciales con terceros).
Las maneras más usuales de sometimiento al arbitraje consisten en la utilización de cláusulas y/o convenios arbitrales firmados por las partes por los que someten cualquier litigio futuro al arbitraje de 1 o más árbitros (número impar) que ellos puedan determinar, o bien según establece el Artículo 10 de la LA, encomendando la administración del arbitraje y la designación de los árbitros, de acuerdo con su reglamento, a: “ a) Corporaciones de Derecho Público que puedan desempeñar funciones arbitrales, según sus normas reguladores. b) Asociaciones y entidades sin ánimo de lucro en cuyos estatutos se prevean funciones arbitrales.”
Puede ocurrir que existan contratos previos sin arbitraje; en este caso, la firma de un documento anexo al contrato, producirá los efectos de sumisión así como que las controversias ya surgidas, pueden solucionarse mediante el arbitraje, siendo requisito imprescindible, el acuerdo expreso e inequívoco entre las partes.

V. Ventajas del arbitraje en comparación con los Tribunales ordinarios.

De todos es conocido el retraso y la masificación de los Juzgados y Tribunales de nuestro país, y las consecuencias negativas que ello conlleva tanto a particulares como a los profesionales, tanto por la tardanza e inseguridad en su resolución, como por los elevados costes que supone el simple hecho de presentar una demanda en un juzgado, siendo del todo acertada la frase: “el vencedor, es a menudo el perdedor...por los gastos que supone y el tiempo perdido”.
Pongamos un ejemplo práctico de lo que supondría aplicar el arbitraje en un caso cotidiano: La emisión de una factura por el empresario y que resulta impagada.
Lo habitual es que la empresa emisora, a la vista de la situación y tras intentar recuperar su dinero de manera amistosa - lo que en muchas ocasiones no da los resultados esperados -, decida contratar los servicios de abogados y procuradores, para poder acudir al Juzgado y demandar al moroso.
Pese a que en muchas ocasiones la sentencia dictada es favorable, la demora en la tramitación y resolución, así como los costes tan elevados que supone la vía judicial, pueden llegar a derivar en situaciones empresariales insostenibles y altamente perjudiciales para la continuidad de la sociedad, haciendo de la vía judicial más que una solución, un problema adicional. ¿Por qué tarda tanto en resolverse? ¿por qué resulta tan caro obtener algo que pertenece por Derecho?. El arbitraje pretende corregir estos fallos, como procedimiento extrajudicial y alternativo a los Juzgados por el que, la resolución de cualquier conflicto se produce de manera rápida, eficaz, profesional y económica.
Las características más destacadas del sistema arbitral en comparación con la vía judicial podríamos resumirlas en las siguientes:
  1. Celeridad en la resolución del conflicto. (Máximo 6 meses).
  2. Económico por la reducción de gastos y costes en comparación con la carestía de la vía judicial.
  3. Es una vía eficaz de resolución de controversias.
  4. Se desarrolla por la actuación de profesionales y expertos en la materia que sea objeto de arbitraje.
  5. Se satisfacen los intereses personales y económicos y:
  6. Se evitan litigios futuros.

VI. Conclusión.

La progresiva implantación del arbitraje (aunque escasa en comparación con el resto de la Comunidad Europea e Internacional,) como método de resolución de conflictos alternativo a la vía judicial, se encamina a paliar y reducir los elevados costes y la prolongación en el tiempo que supone someter un litigio a los tribunales de justicia ordinarios, ofreciendo una solución alternativa, ágil, rápida, eficaz y económica de las controversias, interpretaciones, incumplimientos o ejecuciones que puedan surgir entre las partes en un contrato o vínculo jurídico-contractual, sin mencionar el agradecimiento y apoyo de los Magistrados, Jueces, Secretarios judiciales y demás personal de la Administración de Justicia encaminado al fomento e implantación del sistema arbitral, al suponer una “futura” descarga de trabajo judicial y una mejora en el servicio a los ciudadanos que podrán disfrutar de una tutela judicial efectiva real.
Iago Pásaro Méndez.
Abogado. Mediador de Seguros.
Doctorando de la Universidad de A Coruña.

  

Ley 60/2003, de 23 de diciembre, de Arbitraje: http://noticias.juridicas.com/base_datos/Privado/l60-2003.html

martes, 17 de abril de 2012

Lección 17: Contestación de la demanda

Modelo de escrito de contestación de la demanda (en el juicio ordinario)




Procedimiento n.º ...
Partes:
Demandante ...
Demandado ...

Al Juzgado de Primera Instancia n.º 3 de Santa Cruz de Tenerife

D ... Procurador de los Tribunales, en nombre y representación de D. ..., mayor de edad, casado, con domicilio en ..., según se acredita con la copia del Poder que oportunamente se acompaña como documento n.º 1, ante el Juzgado arriba referenciado comparezco, con la asistencia del Letrado D. ... y respetuosamente digo:

Que por el presente escrito, y siguiendo las instrucciones de mi representado vengo a contestar la demanda interpuesta en mi contra, oponiéndome a la misma.
La presente contestación se fundamenta en los siguientes:

Hechos

Primero. Asumimos como ciertos los hechos relatados en el ordinal primero de la demanda.

Segundo. Igualmente cierto, si bien con la matización ... (expresión de aquellas circunstancias que quieran hacerse constar y que puedan ser relevantes para la postura de la parte ... y aportación documental que, en su caso, sea relevante).

Tercero (y siguientes). Manifestación de desacuerdo o acuerdo con lo relatado por el actor en los correlativos hechos de la demanda, con propio relato de los hechos según el demandado y circunstancias que sirvan, en su caso, de sustento fáctico de excepciones que pretendan utilizarse, o que se refieran al fondo del asunto. Y aportación documental que, en su caso, sea relevante.
 ...
 ...
Fundamentos de derecho

Primero. Conforme con la jurisdicción, competencia y capacidad del actor, e igualmente con los requisitos de postulación y procedimiento aplicable en función de los hechos en que se sustenta la demanda.

Segundo. ... (deberá expresarse si se alega alguna excepción procesal de las admisibles en la contestación: falta de litisconsorcio, falta de capacidad o representación del demandante, inadecuación del procedimiento ... etc.) ...

Tercero (y siguientes ...). ... (oposición sobre el derecho material invocado con referencia a lo alegado por el actor y expresión de la causa de oposición, sea esta la prescripción o caducidad de la acción, falta de legitimación pasiva, ausencia de responsabilidad ... en definitiva no aplicabilidad de la norma invocada en la demanda para justificar el ejercicio de la acción ...) ...

Por lo expuesto, al Juzgado realizo la siguiente petición:

Que se me tenga por personado y parte y por contestada la demanda interpuesta por el Procurador Sr. ... en representación de D. ..., desestimándose la demanda interpuesta con imposición a la actora de las costas causadas.

En ... a ... de ... de ...



Firma de Abogado                                                                         Firma de Procurador